Empleados de Brainlab

Investigación y Desarrollo

Un día con Claudia

Claudia empezó a trabajar en Investigación y Desarrollo en 2006 y desde entonces ha pasado por distintas etapas: desde la elaboración de su trabajo de fin de carrera hasta su contribución al diseño y al desarrollo de Buzz, quirófano digital. Lea aquí cómo se ha desarrollado su interesante trayectoria profesional en Brainlab.

Successes_Claudia_600x340
¿Cuándo te incorporaste a Brainlab?

En 2006 me incorporé a Brainlab para escribir mi proyecto de fin de carrera acerca de las funciones audio en el quirófano. Cuando concluí mis estudios, me ofrecieron un puesto en Investigación y Desarrollo como Ingeniera de Proyectos en el área de plataformas para Quirófano Digital, que acepté de inmediato.

¿Cuántos sois en tu equipo?

En el proyecto actual estamos trabajando unas 10 personas de Investigación y Desarrollo, aunque no todos participamos a tiempo completo en él. Si el proyecto se considera desde el principio hasta el final, hay involucradas muchas más personas de otros departamentos, como gestores de proyecto, diseñadores industriales, redactores técnicos, especialistas de soporte de producto, técnicos de producción y numerosos socios externos.

¿En qué parte del edificio de Brainlab sueles trabajar?

La mayor parte del tiempo estoy en mi oficina y en el área interactiva “Birkenwald, o como solemos llamarla, “forest”. Cuando celebramos reuniones más formales o conferencias telefónicas, utilizamos las salas de conferencias; en algunas ocasiones estoy en el área de pruebas o en las salas de prototipos, por ejemplo, para realizar revisiones de diseño.

¿Qué es lo primero que haces al llegar al trabajo?

Si no he desayunado en casa, bajo al restaurante a por un bol de muesli. Después, charlo un poco con mis compañeros en la cocina mientras me hago un café y a continuación consulto mi agenda para planificar el día.

¿En qué proyectos estás trabajando ahora fundamentalmente?

Estamos en la fase preliminar de un proyecto de desarrollo de plataforma —la definición del proyecto—, que consiste en definir los requisitos y su influencia en el producto, así como comprobar las posibilidades tecnológicas para planificar las tareas siguientes según los parámetros tiempo y costes.

¿Cómo describirías un día normal como Gestora de Proyectos en Brainlab?

En un proyecto de desarrollo hay tantos cambios que con frecuencia pasa algo nuevo: nuevas ideas, nuevas informaciones, cambio de prioridades, obstáculos; por ello, es preciso ser flexible. En un día normal es posible que haya que cambiar de planes varias veces.
Todos los días hay que hablar con otros compañeros y definir los siguientes pasos a partir de la información que tienes, considerando riesgos potenciales y aplicando medidas para contrarrestarlos. En caso necesario, se convoca una reunión con el comité directivo del proyecto para adoptar decisiones importantes.

¿Qué proyecto te ha gustado más?

¡El proyecto Buzz! Como participé en todo el proyecto de desarrollo de Buzz desde el principio hasta el final aprendí muchísimo; además, me encantó el espíritu de equipo.

¿Qué es lo que te motiva para ir a trabajar todos los días?

Saber que puedo influir, que puedo aportar mis ideas y que el equipo puede llevar a la práctica las ideas. Eso es lo que más me gusta. En el momento en el que me di cuenta de que la empresa no es la única que define mi trabajo, sino que yo también lo hago, me empezó a fascinar mi trabajo. Me han dado muchas oportunidades.

¿Dónde estuviste las últimas vacaciones?

Como ya llevo trabajando muchos años en la empresa, el invierno pasado pude solicitar un periodo sabático y hacer realidad algunos de mis sueños: estuve haciendo windsurfing en Jericoacoara (Brasil) e hice senderismo en el sur de Patagonia. Y cuando llegué a casa me quedó tiempo para ir a esquiar a los Alpes antes de reincorporarme a Brainlab con las pilas cargadas.