Empleados de Brainlab

Director de Compras

Ruediger

Antes de fichar por Brainlab para contribuir a su éxito gracias a su dilatada experiencia, Ruediger trabajó durante 15 años en distintas áreas, desde gestión de la cadena de suministro a controlling. Aquí explicamos cómo profesionales con experiencias diversas pueden ayudar al crecimiento de Brainlab desde dentro.

Empleado, Ruediger, Director de Compras
¿Qué has estudiado?

Estudié Ingeniería Física y Administración de Empresas.

¿Cómo se ha desarrollado tu carrera profesional?

Trabajé en varios puestos y en distintas áreas. Fui, por ejemplo, ingeniero en una central eléctrica, consultor asistente a dirección; trabajé en controlling, gestión de pedidos, gestión de la cadena de suministro, incluidas compras, mejora continua, lean management y gestión de calidad. El último puesto que ocupé antes de incorporarme a Brainlab fue Director local de Servicios Empresariales, con responsabilidad en algunas de las áreas citadas.

Cuándo eras pequeño, ¿a qué te querías dedicar de mayor?

Lo que tenía claro era que NO quería ser bombero.

¿Nos puedes explicar brevemente en qué consiste tu puesto en Brainlab?

Lidero la división de Compras. Como director, proporciono a mi equipo el apoyo y la orientación que necesitan, especialmente cuando encontramos obstáculos que nos dificultan el logro de nuestros objetivos. Al mismo tiempo, actúo de coach e impulso el desarrollo y aprendizaje continuo de los empleados.

¿Cuál es la contribución de tu departamento a la empresa?

Mi equipo asume el papel de socio corporativo y contribuye al funcionamiento de todas las áreas de Brainlab en todo lo relativo a las tareas de compras. Nuestra misión consiste en proporcionar los materiales y servicios adecuados, en el momento y en el emplazamiento correctos atendiendo a criterios de precio y calidad.

¿Qué es lo que más te gusta de tu equipo?

Siempre me han transmitido que, como equipo, lograremos el éxito. Mi equipo me ayudó a integrarme con rapidez, sus miembros son muy perseverantes y están muy volcados en sus tareas.

¿Hay alguna persona que te sirvió de inspiración para decantarte por la ingeniería?

Uno de los amigos de mi padre, un consultor en ahorro energético, me animó a formarme como ingeniero para trabajar en el área de protección medioambiental. Por eso, estudié Ingeniería Física, que incluía asignaturas relacionadas con tecnologías medioambientales. Lo curioso es que a mí no me entusiasmaban las matemáticas ni la física en la secundaria. Sin embargo, cuando empecé a estudiar ingeniería, me dediqué con ahínco a profundizar en estas asignaturas: fue mi decisión y valió la pena esforzarme.

¿Cómo fue empezar a trabajar en Brainlab como directivo tras haber trabajado en otra empresa?

Cuando empecé a trabajar en mi antigua empresa, solo éramos 70 personas; durante los 15 siguientes años, experimentamos dos adquisiciones y el negocio se expandió rápidamente. Durante el tiempo que estuve allí, se convirtió de una empresa del tipo “start-up” a formar parte de un grupo internacional con un total de 50.000 empleados. Uno de las enseñanzas más importantes de esos años fue asimilar la adaptación continua y la mejora de procesos y de estructuras para crecer en un entorno muy dinámico. Además de los aspectos de organización, adquirí experiencia en varias funciones y áreas de trabajo. Empecé en marketing y después trabajé en distintas áreas operativas, como controlling, gestión de pedidos, gestión de la cadena de suministro, incluidas compras, mejora continua, lean management y gestión de calidad. Al poco tiempo, me dieron la oportunidad de liderar equipos, lo que supuso una experiencia muy enriquecedora. Trabajar con gente, compartir ideas y lograr el éxito como equipo es lo que más me aportó personal y profesionalmente.

¿Cuál fue la utilidad de tus puestos anteriores para tus tareas en Brainlab?

Mis puestos anteriores me sirvieron para adquirir una visión global de una empresa: me brindaron experiencias muy distintas en situaciones muy diversas y me permitieron interaccionar con múltiples personas y culturas. Gracias a esta base, me adapté enseguida al nuevo cargo de Brainlab. Y también me ayudó a proporcionarle a mi equipo el apoyo necesario para alcanzar nuestras ambiciosas metas.

¿Cuál fue tu primera impresión de Brainlab?

La primera vez que entré en contacto con Brainlab, leí su lema: “Nosotros, juntos, aumentamos el impacto y la accesibilidad de la tecnología y el conocimiento médico para los profesionales de la medicina y sus pacientes”. Esta misión fue la que me atrajo al principio y me sigue motivando.

¿Cuál fue una de tus experiencias más señaladas en Brainlab? 

La ceremonia de inauguración de la nueva sede de Brainlab en Riem, que se celebró a los pocos días de mi incorporación a Brainlab. Me permitió conocer a fondo el nuevo edificio y, por supuesto, fue impresionante.

¿Con qué tres palabras describirías Brainlab?

Dinámica, innovadora, única.