Éxitos de Brainlab

de estudiante en prácticas a director regional

Auke

Hay numerosas historias de empleados que han seguido una gran trayectoria profesional en Brainlab. Muchos empleados se incorporaron como estudiantes en prácticas y en poco tiempo pasaron a ocupar puestos de responsabilidad. Uno de los ejemplos es Auke Meppelink, un miembro del equipo de Ventas de Brainlab que ha ascendido hasta llegar a ser Director Regional de Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo. Lea la historia de Auke, que demuestra que trabajando duro se pueden conseguir todo lo que uno se propone.

Successes_Auke_600x340

“Una parte de mis estudios ‘International Business and Management Studies’ consistía en realizar unas prácticas y elaborar un proyecto en la misma empresa. Por aquel entonces estaba estudiando en Helsinki; unos compañeros me hablaron de una empresa de software médico llamada Brainlab, cuya sede estaba cerca de Múnich. El Consejero Delegado, Stefan Vilsmeier, había recibido poco antes un prestigioso galardón y se le mencionaba en varios artículos de periódico. Como la visión de la empresa y los productos de alta tecnología me encantaron, en 2003 envíe mi curriculum para unas prácticas en el departamento de ventas de Benelux.

Tras finalizar las prácticas y el proyecto, el Vicepresidente de Ortopedia de Brainlab me preguntó si deseaba incorporarme al equipo de ventas como representante de ventas junior para impulsar las ventas de sistemas de navegación de ortopedia en los Países Bajos.

Dos años más tarde, me asignaron los productos de otras disciplinas quirúrgicas, de modo que al final era responsable de toda la gama de productos de cirugía guiada por imágenes de Brainlab.

En 2008 se reestructuró parte de la red de ventas de Europa, por lo que se formaron equipos regionales; yo tuve la suerte de que me preguntaran si deseaba ocupar el puesto de Director Regional para liderar las ventas en el Benelux, puesto sigo ocupando en la actualidad. Aunque Brainlab ha crecido considerablemente durante la última década, sigue reinando el mismo espíritu y la fascinación por crear tecnología médica de vanguardia que costanté en 2003 cuando me incorporé a Brainlab. Por eso, sigo motivado para realizar mis tareas del mejor modo posible y de la forma más divertida posible”.